fbpx

La frecuencia de las ondas cerebrales y el estado mental

Existe una estrecha relación entre la frecuencia en que vibran las ondas cerebrales y el estado mental.

Era mi primera clase de yoga, estaba muy entusiasmado porque había leído sobre el tema y tenía curiosidad por experimentar en carne propia esta disciplina.

Llegué con anticipación, con más de la debida, no había nadie. Tuve que esperar casi media hora, que se me hizo eterna, me urgía empezar.

Por fin apareció alguien con facha de instructor y en efecto así fue. Me preguntó si era mi primera experiencia y empezamos a platicar  sobre yoga. Me dio instrucciones para prepararme mientras iban llegando los demás practicantes.

Por fin empezamos. Lo que pensé sería una maravillosa experiencia, en realidad fue un suplicio, las posturas que vistas desde afuera se ven muy fáciles, resultan verdaderamente complicadas las primeras veces.

Al final de la clase se nos invitó a practicar una meditación, bueno, pensé, a ver de que se trata. ¿Qué será? tal vez pensar en algún tema, reflexionar en algo, sacar deducciones, no se. Siempre que había oído esa palabra se refería a pensar para tomar una decisión. Cuando se propone algo que requiere tomarse tiempo para reflexionar, se dice que necesita meditarse.

Meditar, empezó diciendo el instructor, no es pensar, ni reflexionar, ni sacar conclusiones. Meditar es adoptar un estado especial de conciencia, conectarse con nuestro mundo interior. Completamente opuesto a lo que pensaba.

Fue tan gratificante para mi esa experiencia, que desde entonces no he dejado de meditar cada vez que tengo oportunidad.

Pero ¿qué es en realidad la meditación?

En efecto, es propiciar un estado de conciencia especial que consiste en regular las frecuencias de las ondas cerebrales y, de esta manera, establecer contacto con nuestra mente creativa o subconsciencia o pensamiento abstracto.

¿Que son las ondas cerebrales? Son el resultado de la actividad electrónica del cerebro, es la forma en que las neuronas se comunican entre si. Los cambios de frecuencia en la actividad electrónica de las neuronas, depende de lo que estemos haciendo durante el día y la noche. La actividad cerebral funciona a distintas frecuencias de onda, Alfa, Beta Theta y Delta, según la frecuencia dominante es la característica del estado mental.

Estas frecuencias se generan dependiendo del tipo de actividad a que estemos expuestos durante nuestras ocupaciones cotidianas, la vibración cambia en función a los diferentes estados de ánimo y tipo de relación que experimentamos en cada momento del día.

Esto sucede sin que estemos conscientes de ello, simplemente vamos reaccionando con los estímulos recibidos del medio externo.

Pero también podemos inducir o generar la frecuencia vibratoria y el estado mental deseado a voluntad, esto es precisamente lo que sucede durante la práctica de la meditación, nos sintonizamos a un ritmo determinado que nos permite conectarnos con diferentes niveles  de pensamiento.

Cada frecuencia de onda sincroniza la mente con un estado especial que desarrolla diferentes facultades intelectuales, o dicho de otra forma, activa áreas específicas del cerebro que nos permite funcionar en una área mental concreta, de acuerdo con el tipo de pensamiento que necesitemos utilizar.

Las características de cada frecuencia vibratoria son:

Alfa.

Creatividad, relajación y visualización.

El nivel Alfa propicia la relajación y el fluir de la energía creativa, es el estado ideal para programar el subconsciente, ya que en este nivel, se establece un contacto consciente, que permite grabar y transferir conceptos y patrones que deseamos reproducir.

El estado Alfa es ideal para meditar y visualización de objetivos y proyectos, es un puente con la mente creativa. Este nivel propicia el análisis y solución de problemas.

Beta

Estado de alerta y concentración .

Las ondas cerebrales Beta, mantienen la mente alerta y concentrada. En este estado el cerebro puede fácilmente analizar y organizar información, hacer conexiones y generar nuevas ideas y soluciones.

Beta es el estado propicio para lograr mayor productividad en el trabajo, estudiar para presentar exámenes, prepararse para hacer presentaciones y en general para desarrollar actividades que requiera altos niveles de concentración y alerta.

Theta

Relajación profunda, meditación e incremento de memoria.

Entramos en estado Theta durante el sueño ligero. Frecuentemente se presenta al despertar.

En este estado puede lograrse la meditación profunda, teniendo como resultado mejoría en la salud en general, se requieren menos horas de sueño, incrementa la creatividad y mejora el aprendizaje.

Delta.

Salud y sueño profundo.

En el estado Delta, es cuando las ondas cerebrales están en su frecuencia más baja. comúnmente se asocia con el sueño profundo.

Ciertas frecuencias en este rango, liberan la hormona del crecimiento, a la que se atribuyen efectos de rejuvenecimiento y regeneración celular.

Cuando se alcanza el estado Delta durante el sueño, se tiene la oportunidad de acceder a la actividad subconsciente, alcanzando niveles de conciencia más elevados. Delta se asocia también a personas que han desarrollado un alto grado de intuición. Estas personas suelen tener mayor presencia de lo normal en frecuencia Delta, mientras duermen.

Es difícil detectar cuando entra uno a cada frecuencia o inducir voluntariamente ese estado de conciencia. Sucede en forma natural sin que tengamos el control de ello. Sin embargo, se puede recurrir a herramientas que nos ayudan a establecer estas frecuencias de onda en la actividad cerebral.

Se trata de frecuencias sonoras que nos sintonizan con cada nivel. Cuando las reproducimos y escuchamos, el cerebro las imita y se sincroniza con ellas, logrando de esta forma, establecer el estado deseado.

En este boletín adjuntamos una muestra de la frecuencia Alfa, integrada con sonidos de naturaleza, para que puedan experimentar sus efectos y beneficios.

Es una experiencia muy enriquecedora, sobre todo porque podremos sintonizarnos a voluntad con cada frecuencia que de otra forma no tenemos control, ni manera de saber en el nivel que estamos funcionando.

Utilizando las frecuencias

Depende que actividad queramos realizar para sintonizarnos con cada frecuencia, de acuerdo con la descripción que hicimos sobre sus características. Cualquiera que seleccionemos, la manera de sintonizarnos con ellas es la misma.

Seleccionemos un sitio tranquilo donde de preferencia no se nos interrumpa por cinco minutos. Sentémonos en una silla, manteniendo la espalda recta recargada en el respaldo. En esa postura relajemos el cuerpo y la mente. Para este propósito, respiremos lenta y profundamente tres veces, reteniendo cada inhalación tanto como nos resulte cómodo, manteniendo la atención en el ritmo de la respiración, la cual no deberá forzarse, sino ejecutarse en forma natural.

Previamente nos habremos colocado, si así lo deseamos, audífonos o auriculares, para percibir el sonido con mayor claridad. Ajustamos el volumen a nuestro gusto e iniciamos la sesión con los ojos cerrados, concentrándonos en el sonido.

En la medida que avancemos en la práctica, será más rápido y fácil sintonizarnos e iremos notando los resultados en las actividades cotidianas.

Debemos tomar en cuenta que esta práctica tenemos que realizarla con frecuencia para incrementar los resultados, no basta con hacerlo una vez y ya, como todo, requiere de constancia y disciplina.

Desde el primer momento nos vamos a sentir bien, tranquilos y relajados, con una sensación de paz interior y bienestar, pero insisto, los resultados se van incrementando con la práctica cotidiana.

Pulsen sobre el enlace para experimentar la frecuencia Alfa.

https://acortar.link/eQe9k5