¡Estudia una carrera productiva para que tengas éxito!

Esa era la consigna de nuestros padres y de la sociedad, nos formaron con esa idea… nos hicieron creer que  la fórmula mágica para triunfar y tener éxito en la vida era estudiar una carrera. Pero no cualquier carrera, sino una que fuera productiva, nos gustara o no.

Leslie y Juan, dos jóvenes de 20 años creyeron en esta fórmula, se esforzaron por terminar su formación y por fin, obtuvieron su licenciatura, convencidos que las empresas se los disputarían cuando mostraran su certificado de estudios… pero poco les duró el gusto, la triste realidad era otra.

Un mercado saturado, muy competido, no basta con el simple título de una licenciatura, las empresas cada vez exigen más: maestrías, doctorados, experiencia en su área.

Lejos de tener acceso a los salarios que aspiraban, tienen ofertas ridículas y puestos muy bajos, con la promesa de ir mejorando con el tiempo.

Pero … ¿quiénes son los candidatos a triunfar y tener éxito en esta situación?

Primero: quién escogió la actividad que le apasiona, independiente de pensar si era productiva o no, está dispuesto a ser el mejor en su ramo y trabaja para lograrlo porque le gusta lo que hace, le divierte, es su razón de ser.

Segundo: quién ha aprendido una fórmula que no imparten en las universidades como parte de la formación de los estudiantes, desarrollar una actitud y mentalidad de éxito y liderazgo y grabar estos patrones en la mente creativa.

El triunfador no acepta el fracaso, porque en realidad el fracaso no existe, el hecho que las cosas no sucedan como las planeamos, indica que esa no era la mejor manera de hacerlo o  el momento adecuado, en ocasiones son lecciones costosas que afectan material y mentalmente, pero representan experiencias invaluables que acortan el camino para lograr nuestras metas y objetivos.

Quienes pensaron que por el sólo hecho de tener una licenciatura tendrían el pase directo al éxito, muy pronto se dieron cuenta que otras personas sin su formación académica e incluso sin ninguna o muy poca instrucción, tenían éxito y lograban sus planes y proyectos.

¿De qué depende tener éxito o no?

¿El éxito es para todos?

El Éxito en potencia está al alcance de todos, pero… El Éxito no es para todos, sólo para quien quiere tener Éxito, esté dispuesto a pagar el precio y a desarrollar la actitud y mentalidad de un triunfador.

No importa a qué te dediques, ni cual sea tu formación, puedes lograr todo lo que te propongas si tienes la mentalidad, la actitud, la programación adecuada y el enfoque de un triunfador.